19 Nov

“Aho Mitakuyen Oyasin”: ¿Qué dicen las letras de las canciones que escuchan nuestros niños y niñas?

musica
Facebooktwittermail

Durante algunos de los tiempos libres que tenemos en apoyo o en ocio, nos gusta comentar cosas que hacemos en el día a día, nuestros gustos, nuestras preocupaciones,…

Así descubrimos la adoración que tienen hoy día por cantantes como Bad Bunny, Maluma o Don Omar.

Pero, ¿qué dicen las letras de las canciones que escuchan nuestros niños y niñas?.

Partiendo de esto decidimos trabajarlo en nuestro “Aho Mitakuyen Oyasin”, durante las semanas pasadas.

La música es fundamental para la educación de los niños y niñas: les enseña a expresarse de otra manera, les ayuda a lograr autonomía en sus actividades habituales, a asumir el cuidado sobre sí mismos, su entorno y ampliar su mundo de relaciones.

Es importante introducirla en su día a día y que forme parte de su entorno diario. Sin embargo, la letra de alguna de esas canciones, dice cosas que no nos pueden dejar indiferentes.

Planteamos los talleres de forma lúdica, formamos tres grupos con cinco personas por grupo y, simplemente, les decimos a cada grupo que elijan 2 canciones, sin ninguna premisa de ningún tipo. Ellos y ellas no sabían realmente qué íbamos a hacer con esas canciones. No sorprende que en los tres grupos salgan canciones de Bad Bunny, también sale alguna de Maluma, y alguna más de regetton.

Imprimimos las letras de las canciones que han elegido y les pedimos que por grupos la lean y nos digan si hay algo que les “choque” de esas letras.

Al juntarnos todos en gran grupo, nos exponen lo que han encontrado: canciones, muchas de ellas con gran contenido sexual, y con preocupantes alusiones a la infravaloración de la mujer o a la dependencia que debemos tener en todo tipo de relaciones, No dejamos de oír comentarios como… “el que ha escrito esto está zumbado” ó “la verdad, que no me había parado a escuchar lo que decía la letra de las canciones”.

Por lo visto, es así, hay un tipo de canciones que son pegadizas, por mostrar cambios de ritmos en su música que hacen que no podamos sacarnos ese ritmo de la cabeza y hacen que terminemos cantando canciones sin saber muy bien ni que decimos (hay ejemplo claros con el famoso “despacito”, “la bicicleta” o el “súbeme la radio” que estoy segura alguna vez hemos tarareado”.

Alguno de los niños que participan en la actividad, no terminan de entender por qué es malo que le pida a “mi novia” que no hable con ningún otro chico, y que si lo hace pueda reprenderla luego.

Esto nos hace darnos cuenta de dos cosas: una, que la confianza que vamos adquiriendo con ellos, está siendo muy buena, ya que vemos que no quieren decirnos lo que “queremos oir” sino que nos lo plantean porque de verdad, lo han vivido así en sus entornos más cercanos. Y la otra, que ya tenemos tema de trabajo para futuras sesiones de nuestro “Aho Mitakuyen Oyasin”.

La conclusión que llegaron nuestros niñas y niñas en este es que, es importante pararte a pensar en lo que estás cantando, porque a veces, se dicen cosas con las que no estamos de acuerdo y al cantarlas parece que las apoyamos.

Esto no quiere decir que vayan a dejar de escuchar a esos artistas o a bailar ese tipo de canciones, pero, al menos, cuando lo hagan, seguro no olvidarán lo que hablamos durante esos días.

Nos despedimos con esta gran cita:

“La música puede dar nombre a lo innombrable y comunicar lo desconocido” (Leonard Bernstein)

(No hemos querido adjuntar los enlaces de las canciones ni los títulos que eligieron porque no queremos aumentar su fama con nuestro pequeño taller ;), esperamos que algún día se replanteen la importancia que tienen para los niños, niñas y adolescentes y sus letras sirvan para transformar la sociedad y no para paralizarla).

Facebooktwittermail

Facebooktwitter